FANDOM


El matrimonio: malo para el hombre, bueno para la mujer

En la primera época de ISKCON el matrimonio estaba bien visto. Se suponía que todos los devotos tenían que casarse, y que Srila Prabhupada les eligiera a cada uno su esposa. Pero eso cambió cuando Srila Prabhupada se cansó de los crecientes problemas conyugales de sus discípulos. En 1972 escribió: «Estoy tan disgustado con este repugnante asunto del matrimonio, porque cada día recibo una carta con alguna queja de un esposo o una esposa [...] Por eso no voy a permitir más matrimonios». Cuando Srila Prabhupada dejó de ocuparse de los casamientos, los presidentes de templo asumieron la responsabilidad de «arreglarlos». Esto significó una transformacion fundamental del valor y el significado del matrimonio dentro de ISKCON. Desde ese momento pasó a representar un signo de debilidad espiritual, una concesión hecha para aquellos demasiado débiles para controlar su deseo sexual. Esta visión se aplicaba de manera diferente en los hombres que en las mujeres. El ideal para el hombre era mantener una vida de renuncia, evitando lo más posible el matrimonio. En cambio la realizacion espiritual y material para la mujer estaba definida en términos de matrimonio y vida de familia, bajo la tutela de su marido. Las mujeres pasaron a ser una amenaza para el avance espiritual de los hombres.

La familia, ese pozo oscuro

A pesar de la denigración del matrimonio y la vida familiar y la correspondiente pérdida de estatus otorgada a los devotos casados, la mayoría de los devotos finalmente se casan. Pero a pesar de la rápida expansión, la actitud antigṛhastha cambió muy poco. Como dice el Śrīmad-Bhāgavatam, desde el punto de vista espiritual la vida de casado sigue siendo un «pozo oscuro». Muchos padres que han aceptado las ideas de los lideres acerca de la familia tratan de contrarrestar su estatus bajo poniendo su compromiso con ISKCON por encima de sus obligaciones familiares. Esto representa un grave problema. Un gurukuli cuenta:

«Yo recuerdo haber visto que, desde el punto de vista interno, mi madre estaba como partida en dos. Yo sabía, podía ver claramente que ella deseaba ser madre otra vez, cosiéndonos la ropa, preparándonos la comida, ayudándonos en las tareas del gurukula [la escuela hare krishna], y al mismo tiempo tratando lo mas posible de complacer al guru y a la comunidad mostrando su desapego por la familia».

Notas


Escríbanos

Si desea quejarse o dar su opinión acerca de este sitio, comente algo al final de esta misma página o bien envíenos un email al siguiente correo electrónico:
blupeados@hotmail.com

Índice del sitio Blupeados